¿Qué debes saber sobre la artrosis?

19 Ago, 2020

La artrosis, también llamada osteoartritis, es una de las principales causas de dolor y discapacidad en el mundo y puede afectar a cualquier articulación, pero las más frecuentes son las de las manos, las rodillas, las caderas y la columna vertebral (cervical y lumbar).

Al contrario de lo que muchas personas piensan, la artrosis no es una enfermedad exclusiva de la vejez; cualquier persona puede padecerla. Es cierto que la artrosis aumenta su frecuencia con la edad, y es más común en la mujer y en personas genéticamente predispuestas, pero -aunque muchos de estos factores no se pueden modificar- evitar su aparición y progresión es posible.

Factores de riesgo, como la obesidad y el trauma previo pueden provocar efectos perjudiciales. La mayoría de los expertos recomienda las medidas no farmacológicas para el tratamiento de la artrosis de rodilla y cadera, entre estas: ejercicios aeróbicos, de fuerza, acuáticos; y la fisioterapia para la mejoría del funcionamiento físico, de la discapacidad y el dolor.

La adherencia es fundamental para conseguir que la actividad física otorgue unos efectos beneficiosos.

La Sociedad Española de Reumatología (SER) recomienda:

  • Mantener un peso corporal adecuado.
  • Aplicación de calor sobre la articulación para el alivio del dolor, aunque, en ocasiones, será más beneficiosa la aplicación de frío local, sobretodo, en procesos inflamatorios agudos.
  • Seguir los consejos farmacológicos de su médico y, en ningún caso, automedicarse.
  • Habituarse a buenas posturas.
  • Realizar ejercicio.
  • En épocas de más dolor el reposo relativo puede resultar beneficioso.
  • Llevar un calzado adecuado.
  • Mantener una actitud positiva.

En resumen:

  1. La artrosis, también llamada osteoartritis, no es el resultado del sobreuso o el impacto en la articulación.
  2. La artrosis responde a un proceso que puede afectar a cualquier articulación en la que cambia la composición del líquido sinovial.
  3. La obesidad se considera un factor determinante en el desarrollo de la osteoartritis.
  4. Los deportes de impacto, como correr, no sólo no afectan negativamente si no que son beneficiosos para la artrosis.
  5. El ejercicio y el movimiento son el mejor tratamiento para la artrosis.