Fisioterapia en salud mental

5 Oct, 2020

(Adaptado del Trabajo Final de Grado de Aurora Romero Álvarez “Intervención fisioterápica mediante ejercicio terapéutico en pacientes con Trastorno límite de la Personalidad’ cuya presentación y defensa obtuvo la Matrícula de Honor en la Universidad Europea de Valencia).

Resulta inevitable ver la estrecha relación entre cuerpo y mente, siendo necesario un tratamiento multidisciplinar para pacientes de Salud Mental (SM). Cuando se habla de SM se hace referencia a un estado bueno o normal de todas las actividades y aspectos psicológicos de la persona, y esta es una parte importante del concepto de salud propuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En el año 2000 se definió la fisioterapia en SM como “el abordaje físico dirigido a relajar síntomas y mejorar la calidad de vida”. En países de Europa, (como Bélgica, Noruega o Suecia), en Estados Unidos, Canadá y Australia es habitual encontrar fisioterapeutas integrados en los servicios de SM aplicando tratamientos por medios físicos desde hace más de 50 años.

Sin embargo, en España no fue hasta 2012 cuando se aprobaron los estatutos de la Asociación Española de Fisioterapeutas en Salud Mental (AEF-SM). Por lo tanto, se entiende la Fisioterapia especializada en SM como un campo en desarrollo.

Pero ¿por qué la presencia de un fisioterapeuta en un tratamiento enfocado a la Salud Mental?

Porque según la orden CIN/2135/2008 de 3 de julio (BOE número 174) que marca los requisitos de verificación de los títulos universitarios oficiales que habilitan para el ejercicio de la fisioterapia, establece que el fisioterapeuta debe:

  • Fomentar la reeducación y recuperación funcional con la realización de actividades dirigidas a la promoción y mantenimiento de la salud.
  • Valorar el estado funcional del paciente, considerando los aspectos físicos, psicológicos y sociales.
  • Atender a la individualidad del paciente otorgando una asistencia integral.
  • Intervenir en la promoción, protección y recuperación de la salud.
  • Trabajar en equipos multidisciplinares e interdisciplinares […].

Es decir, se considera que la intervención de fisioterapia es potencialmente efectiva para mejorar la salud física y mental y la calidad de vida relacionada con la salud. La administración de un tratamiento fisioterapéutico puede complementar la psicoterapia dentro del equipo multidisciplinar.

Por su parte, el papel de los fisioterapeutas en la intervención interdisciplinar del paciente con trastornos mentales es heterogéneo e incluye, entre otros, el manejo del dolor, ejercicios de relajación, el aumento de la movilidad articular, la mejora del equilibrio, fuerza y resistencia, el entrenamiento de la marcha y el diseño de programas de ejercicios adaptados a las necesidades del paciente, siempre buscando, además, los efectos neurobiológicos del tratamiento.

Sin embargo, no solo mediante una buena planificación y puesta en marcha de programas de ejercicio terapéutico los fisioterapeutas pueden ayudar a prestar una atención holística (integral/global) para estos pacientes; si bien es cierto que la International Organization of Physical Therapy in Mental Health afirma que, en el tratamiento multidisciplinar de los pacientes con un trastorno mental, las terapias físicas tienen el objetivo de mejorar la salud física y mental en relación a la calidad de vida; también erige que son muchas las técnicas y terapias que resultan efectivas a este respecto, siendo las más empleadas: el ejercicio terapéutico, el entrenamiento de la relajación, la terapia de concienciación corporal basal, el biofeedback, la masoterapia adaptada, la estimulación multisensorial y la reeducación postural global.

Recapitulando…

Cuando una persona que padece algún trastorno mental (ansiedad, depresión, trastornos alimentarios, trastornos de personalidad: bipolar, límite, esquizoide, antisocial, narcisista, evasiva, dependiente, obsesivo-compulsiva…) acude a un fisioterapeuta especializado en Salud Mental le será aplicado un tratamiento con medios físicos (no farmacológicos) con la finalidad de buscar los efectos neurobiológicos de las diferentes técnicas o terapias elegidas.

Particularmente, uno de los tratamientos más efectivos en la Salud Mental es el ejercicio terapéutico, mediante el cual se aumentan los niveles catecolaminérgicos y endorfínicos en el cerebro, lo cual crea una adaptación al estrés. Mediante un programa de ejercicio terapéutico la persona que padece alguna alteración psicológica se entrena para poder afrontar de manera efectiva situaciones de estrés, descontrol o desregulación emocional adquiriendo, así, una herramienta que le permite adaptarse a su vida cotidiana de una manera más saludable.